Diseño

Esta bella caverna natural no permite grandes diseños decorativos, por el contrario solo ha sido necesario adaptarnos a sus grandes atributos. Una gran sensación de tranquilidad y sosiego nos invade y desconecta del mundo exterior, esta sensación de aislamiento tan peculiar la hemos escuchado en múltiple ocasiones de nuestro clientes asiduos. Aunque la primera  impresión es de estar debajo de la tierra, el restaurante tiene tres salidas a nivel de calle.

Situado dentro de una acogedora caverna de piedra caliza, tallada por la acción de las olas, se entra por donde una vez escapaba un chorro de agua al batir de las olas. Un gran árbol de higo una vez allí creció, hoy solo queda un gran tronco seco. Se baja por una escalera de caracol cuarenta pies hasta el vestíbulo del restaurante. Muy próximamente un ascensor actualmente en construcción  nos llevara a un café al aire libre y a una entrada a nivel del restaurante.

Hoy el restaurante cuenta con un recién instalado ascensor exterior que nos lleva a un café al aire libre y a la entrada del restaurante desde la terraza.